Etiqueta: Sueños lúcidos

¡QUÉDATE EN CASA!_DÍA 44_ RELATO…VENGO DE LAS ESTRELLAS_PARTE 3

“Los pasos que damos en la vida, son el sentido de nuestro camino
y el camino que recorremos es lo que da sentido a nuestras vidas.
Somos viajeros del tiempo regresando a la Tierra…
Venimos de muy, muy lejos. Venimos de las estrellas.
Somos esencia divina, viviendo una experiencia humana.

Caminando sobre la Tierra para aprender a ser humanos.
Pero eso solo podemos lograrlo siguiendo el único camino verdadero:
el de nuestro corazón.
Caminando con firmeza, con impecabilidad sobre la Tierra,
y poniéndonos al servicio y haciendo del corazón:
el verdadero oficio”

¡Quédate en casa!_día 44_ relato…Vengo de las estrellas_parte 2

Un día al despertar supe que no podría permanecer demasiado tiempo más allí. Apenas tenía sitio para moverme. Ese día, lo reconozco, tuve muchísimo miedo. Un miedo que jamás antes había sentido y me acurruqué, escondiendo la cabeza entre mis brazos, escuchando su latido para recogerme aún más en mí mismo, para no ocupar demasiado espacio, ya que yo no me sentía aún seguro para abandonar aquel lugar que era para mi tan amoroso y placentero.
Me había acostumbrado a jugar con el agua tibia que me envolvía. Intentaba atraparla con mis manos, con mi boca, entraba y salía de ella, se escapaba hacia dentro y cuando en mi torpeza, me la tragaba, me divertía sintiendo como recorría todo mi cuerpo.

¡Quédate en casa!_día 44_ Relato…Vengo de las estrellas_parte 1

“Los pasos que damos en la vida, son el sentido de nuestro camino
y el camino que recorremos es lo que da sentido a nuestras vidas
Somos viajeros del tiempo regresando a la Tierra…
Venimos de muy, muy lejos .
Venimos de las estrellas.
Somos esencia divina, viviendo una experiencia humana.
Caminando sobre la Tierra para aprender a ses humanos.
Pero eso solo podemos lograrlo
siguiendo el único camino verdadero:
el de nuestro corazón.
Caminando con firmeza, con impecabilidad sobre la Tierra y poniéndonos al servicio y haciendo del corazón:
el verdadero oficio”

MM

¡Quédate en casa! Día 41_ La escuela de la vida

Recordé también, después de mucho esfuerzo, aquel momento en que cuando yo le había preguntado acerca del mundo de los sueños, por qué yo soñaba tanto y si eso era bueno y conveniente, sí estaba bien soñar…
Una sonrisa inmensa se había apoderado de su rostro y sus ojos se habían empezado a iluminar, mientras dibujaba en la pizarra un inmenso arco iris y unos niños que estaban jugando por delante de él, en un gran prado. Y detrás del arco iris, esos niños eran ya hombres, pero con las mismas caras de los niños que estaban jugando por delante del arcoíris.