Category: Poemas de otros

Nayud, un poema de Laura Caro

Nayud Pous profunds em miren desde Nayud, a qui no puc oblidar. Acaba de complir deu anys i porta tatuats aquells dies negres que mai arribo a comprendre. També aquell dia blanc, fa dos anys, quan va anar a demanar, espantada i decidida  el seu divorci a Yemen.  El dia que li van… Continue Reading “Nayud, un poema de Laura Caro”

Cita a Ciegas, un poema de Elvira Daudet

Cita a ciegas Poema del blog de Elvira Daudet https://elviradaudet.blogspot.com/2014/01/cita-ciegas.html Que no fue concebida en un momento de plenitud gozosa, como una sinfonía o un poema de amor alejandrino, lo supo en los pechos de su madre que sólo daban lágrimas y sangre. El… Continue Reading “Cita a Ciegas, un poema de Elvira Daudet”

Día 5, December. “Las cosas buenas y sus ojos”

Día 5, December. “Las cosas buenas y sus ojos”

Hoy es el día 5 de este insólito diciembre y ayer fueron sus ojos.
Hay un principio, un prolegómeno en sus ojos. Y hay veces, en que sus ojos me miran como si se quisieran atreverse a mí, pero después sus gestos nunca le acompañan. Lleva una leyenda abierta tras los ojos. Una sombra, una duda , un equilibrio. Una ternura añil, que parece ser proclamada como en primera persona detrás de toda esa rudeza con que se ofrece y en la que tantas veces me aflijo.
Vive una literatura entera tras sus ojos. Una, que no sé si alguna vez aprenderé a leer o a transcribir. Porque hay en sus ojos una ciclotimia y lo vivo de la herida tras la angustia. El niño por la culpa de la angustia. Pero por encima de todo, existe un sus ojos un todo, un “víveme” , un ángel y un motivo.

Día 2, December. “Un ángel”

Día 2, December

No volveré a escribir tu nombre. Sólo sé que es Diciembre y voy a sobrevivir.

Esta es “La triste historia de tu cuerpo sobre el mío” o mejor podríamos decir:

“La triste historia de tu amor sobre el mío”

images

Cuando empieza el amor, se nos concede un ángel. Así es.

Justo cuando empieza una historia de amor, tenemos a nuestro lado un ángel. Él es quien abre la puerta al amor. Quien muestra las paredes de la casa; si quedaron humedades, o algún que otro desperfecto tras la estancia del último huésped. Es el ángel el que conduce al amor para mostrarle bien todos los rincones. Le enseña donde se encuentran los puntos frágiles; en qué lugar quedaron daños y ahí, precisamente por eso, debe ser más delicado y entrar con más suavidad en ese nuevo corazón.

Y así es como las paredes del corazón de cada uno de los amantes, son “mostradas” al amor por el ángel para que todo empiece mejor…