Volver al sur

De niña, jamás imaginé que viviría en una gran ciudad. En un mundo de cemento y gentes con mucha prisa, perdiendo a veces la alegría al ritmo de la vida. 

Yo me soñaba ¡llena de Andalucía! Inundada por el olor a tierra, a mar y a flores flotando en el aire. Rodeada de campos y limoneros, de horizontes de olivares, de espigas de trigo dorándose a sol y viento, para entregarnos el regalo más preciado en forma de pan de pueblo. 

Quería caminos hacia la sierra, sendas de rocieros, guitarras rompiendo el silencio y un mundo de niños, risas, juegos, para acurrucarme al final del día, en las horas tiernas de las manos de mi abuela, en el abrazo grande de su pecho, en sus besos y en sus ojos que conocían tanto el mundo.

Vuelvo al Sur… Al olor de los jazmines prendidos al pelo, al color de los geranios y los patios encalados, al rumor de olivos y almendros, perennes en los ecos del tiempo.

A la tierra de mis ancestros, tan amable a la sonrisa y al paso humano.

Vuelvo a la niña del aire, al rubor de su alegría, a la que podía volar en sueños a cualquier lugar menos al sol.  “Imagínate, con lo que arde al medio día en nuestro patio, lo que debe ser allí en lo alto del cielo”, me decía ella entre risas. 

Jamás viajamos al sol en nuestros juegos.  A la luna y a la noche ¡sí! y al estreno de la aurora, como en un cuento de fábulas, pero al sol nunca…

Vuelvo al Sur de mis raíces, al cantar de mis recuerdos…

¡A los labios caramelo!

Alpujarra Granadina en Órgiva
Playa de Nerja

#lasendadelcorazón #entreelcieloylatierra #andalucíamágica #labiosdecaramelo

EL MAR Y VOLAR

«El Mar y Volar»

Pequeños cuentos para entender la vida

A mi abuela María
y a todos los que saben soñar que vuelan…
Aquel día David estaba muy triste. Tenía la cara empapada y los ojos enrojecidos de tanto llorar por la abuela. 
Yo solo tenía nueve años, pero no lloré demasiado porque ella me había pedido que no lo hiciese. 
— ¡Vamos a jugar a volar!— le propuse a mi hermano.
— ¡No! ¡Yo quiero jugar a pistoleros!
— Pero...¡Yo prefiero volar como la abuela!
— ¿Y si me caigo?
— No vas a caerte. En realidad solo jugaremos a eso y será como si volásemos de verdad. 
— ¡Pero yo no tengo alas y sé que me caeré!
— ¡Sí que tienes!—le aseguré—. Lo que pasa es que no las ves. Ayer me dijo la abuela que cuando juegas a volar te crecen unas alas gigantes e invisibles.
— ¿Estás segura?— me preguntó sorprendido.
— Claro. Ella me lo contó justo antes darme un beso y marcharse al cielo. Después se durmió y voló hasta allí. 

Mi hermano sonreía...
—¿Sabes? Está dormida de mentira, como la bella durmiente.
— ¿No está muerta?... ¿No se ha dormido para siempre?
— ¡Nooo! Está despierta en el cielo. Se ha ido a vivir allí porque aquí le dolían mucho los huesos. Eso me dijo y también, que por las noches dormirá con los ángeles.
— ¡Ahh! Y...¿Allí no le dolerán los huesos?
— No, porque uno no pesa casi nada en el cielo. Es como los globos de la feria, que flotan en el aire. 
— Y, ¿por eso tú ya no lloras?, ¿porque sabes que la abuela no está dormida? 
— ¡Eso es! Y porque sé que está muy bien allí. Pero nosotros jugaremos a volar toda la tarde y después iremos a cenar para que mamá no se enfade ni esté triste.

   Aquella tarde estuvimos “volando” todo el tiempo por la casa: del patio al salón, de la cocina al cuarto y del balcón a la Luna. Cuando se hizo de noche estábamos exhaustos, pero no lloramos más porque la abuela no quería que lo hiciésemos y, además, aquel juego era súper divertido.  Así que a partir de entonces, volvimos a repetirlo cada vez que nos aburríamos y lo pasábamos en grande. 
Claro que David siempre llevaba enfundada la pistola y a veces la sacaba para pegar algún que otro tiro contra el viento…
  
 Al cabo de unos meses, una tarde en la playa, mi hermano vino corriendo con una gran caracola entre las manos. Cuando estuvo frente a mí, la acercó a mi oído y me dijo:
— Miraaa… ¡El mar también sueña que vuela cuando se queda dormido! Se ha metido en la caracola y suena igual que el viento.
— ¡Sí!—le respondí—. El mar también sueña que sabe volar, como nosotros y la abuela. 
     
                             Fin 

Alas y raíces

Ha sido establecido científicamente, que el abejorro no puede volar.
Su cabeza es demasiado grande y sus alas demasiado pequeñas para sostener su cuerpo.
Según las leyes aerodinámicas, sencillamente no puede volar. Pero nadie se lo ha dicho al abejorro.
Así es que vuela.

Cita de Paulina Readi Jofré

Un día, aquel que estaba a punto de marcharse vino y me dijo:

«¡Quiero ser libre!, ¡volar!

Sé, que para aprender a hacerlo se necesita un ángel o una mujer de aire. Pero hay que darles algo a cambio y yo, aún no tengo nada que ofrecer»

Me dio un beso y se marchó. Tan solo se giró, cuando le dije:
Para aprender a volar, primero, necesitas tener raíces. Saber de dónde vienes y a dónde quieres llegar. Ansiar tu libertad, buscar tu libertad, ¡amarla! y construirla al detalle, como un mago en el aire.

Hacer del corazón verbo y oficio.

Ser y no ser de nada, ni de nadie. Ser y, simplemente:

Sentir tus alas ¡contra el viento del Norte!, ¡la fuerza de tu estrella!

¡La fe de tus raíces sobre la Tierra!

Lo fui perdiendo en la distancia. No sé ni cuánto tiempo transcurrió. Tal vez pasaron décadas. Quizás vidas enteras. Hasta que un día, regresó.

Ya era un gran guerrero. Se había izado a la mar. Le dio la sal de sus lágrimas, la sed de su palabra.

¡Abrió su corazón, desnudo bajo el sol!

¡Voloooó!

Dejó una línea de azul insostenible quebrando el horizonte.

Quiso insolarse a cielo abierto. Sentir que estaba vivo, latiendo con su sueño corriendo por la sangre. Iba desnudo como un Ícaro, volando bajo un sol de medianoche.

Por sus heridas, entró el fuego y la Luz.

¡Se derritió!

De sus cenizas, surgió una nueva vida.

Había aprendido a amarse.

Pudo encontrarse y encontrarme, entre Venus y el sueño del aire.

Yo sentí que era Aire, era Fuego, Agua, Tierra, ¡Luna y Sol!

Era, ¡libre!

Un sueño hecho hombre y un hombre hecho Dios…

Se desnudó y me mostró sus alas. Me amó, jugando a ser mi espejo y sin palabras.

Ahora ya tenía lo más hermoso que ofrecerme…

¡La fe para sumar alas y libertades!

El don para poder: recomenzar el Aire

#kintsugilove #kintsugi #volar #poetryandlove
#selflove #soulmates #mujerdeaire

Camino somos

El Tao de las Mujeres

«Permanecer en el camino cuando se pierde el rumbo»

CAMINO SOMOS

«Permanecer en el camino cuando se pierde el rumbo»

El Tao de las Mujeres

Si pierdes el rumbo, permanece tranquila hasta encontrarlo. Hay algo dentro de ti que sabe cuál es la dirección a seguir.

Si el camino es ancho, camina junto a los demás. Cuando se estrecha, camina sola. Los puentes que cruzas fueron construidos por alguien que conoce el trayecto.

Cuando muchos son ricos mientras otros pasan hambre y los recursos se gastan en bombas en lugar de en niños, se pierde el sendero, se olvida el rumbo.

Mantente tranquila y recuerda. En la quietud encontrarás el camino.

DiÁlogos

«¿Qué es el amor?

La ausencia total de miedo, dijo el maestro.

¿Y a qué le tenemos miedo?

Al amor, le respondió»

Anthony de Mello

Retiro


—¿Te vas?

—Sí.

—¿A dónde?

—A cualquier lugar, lejos de aquí.

—Pero…¿Por qué?

—Necesito vivir despacio.

Pequeña isla


—¿Por qué escribes poesía?

—No sé trepar un árbol. No sé escribir cansancio, ni espera, ni bagaje. No sé decirte adiós, sin derrumbarme. Ni llorarte por fuera, lejos de las palabras, como hace la lluvia.

—¿Estás llorando?

—No, solo escribo poesía. Solo toco una isla donde, a veces, me salvo.

El buen amor

«Querer a las personas como se quiere a un gato, 
con su carácter y su independencia, 
sin intentar domarlo, sin intentar cambiarlo, 
dejarlo que se acerque cuando quiera, 
siendo feliz con su felicidad»

— Julio Cortázar
 El mar o la mar 
 Como narran los que se sienten poetas 
 Cunas de orillas amantes 
 Rumor de besos fundidos sobre la arena
  
 Sentada frente al mar 
 Resumo todo cuanto para mí vive en el pecho
 Como aquellos amaneceres 
 Que despertaba contemplando el mar 
 Y las tardes que temblaron al crujir de mis años, 
 Entre tantas dunas soleadas 
 Que dibujaron mis dedos
 
 *****
  
 Lenguas de fuego se acoplan 
 A una era entera de placeres milenarios
 Desnudando los mudos lugares 
 en que ya no habitará 
 la dormida calma tras su paso 
  
 Teoremas inimaginarios, 
 gozar sin pausas en las cumbres de su cielo 
 Alas en los sueños y en los brazos 
 Manos que recorren la piel del alma 
 cercando los lugares en que habita 
 lo que nos hace inenarrables
 Y verdaderos
  
 *****
  
 Amapola desnuda 
 A la entraña de una luz  
 Volcán de las ternuras sostenidas 
 Cumbres que se alzan 
 Que enmudecen de verbos 
 Cuando a la luz de los candiles 
 Las palabras sobran 
 Si los amantes se visten
 Con sus sueños 
  
 Como el gran vino 
 Se queda en tu recuerdo pituitario
 El buen amor te entrega
 un cielo vivo en la tierra 
 Te enciende 
 Dejando tu razón en cueros 
 Desatinando en tu fuego 
 A los pies de la mar 
 Del océano 
 o de una hoguera prendida
  
 Un mar inmenso 
 Un bravo manantial de azules a mis pies 
 El buen amor es eso 
 No necesitar razones 
 para pensar en ti 




Las jaulas

Amanecer en el Guinardó

Usted no tiene patria ni ha venido a este mundo a conquistar su suelo. Usted no tiene jaula ni jaulero. No tiene un corazón dueño de nada ni de nadie. Ni nada ni nadie,  debiera ser dueño de usted o de su corazón. El  hecho, no es que usted tenga un corazón sino que debiera ser su corazón. Ser, en cada uno de sus gestos y  latidos y hacer de él su oficio por y para el mundo. 

Y usted y yo, que sabemos que somos nuestros verdaderos sabios, vivimos en peligro de extinción, porque hay demasiados que piensan que los hombres deben ser los dueños y señores de  cosas a las que pusieron nombre. Y las cosas son solo eso y cuantas más poseemos, menos espacio  queda para ser y más poder otorgamos a los que proclaman: ¡Esto es la felicidad!

Pero usted y yo, sabemos que hay demasiada gente que se muere de hambre por el mundo, mientras otros siguen poseyendo y repiten y repiten: ¡Esto es la felicidad!

Y sabemos, que cada uno tiene sus baremos para los momentos hermosos que vivimos, al margen de las tantas cosas que en ellos poseímos. Sabemos que hay gente con la que nos sentimos al instante en armonía y otra, de la que desearíamos escapar nada más verla.

Ya aprendimos, que esta Tierra es redonda, que todo es cíclico y que seguiremos girando con el planeta preguntándonos por qué estamos aquí. Sabemos que existe un universo inmenso, que el hombre lanza naves al espacio y que hasta a pisado la luna. 

Sabemos que las leyes naturales establecen un orden preciso y que existen diferentes dioses y religiones y tantas, tantas guerras abiertas por el mundo como feroces poseedores de seres y cosas valiosas.

Y sin embargo, usted y yo que como pájaros soñamos nuestro vuelo  y como niños sonreímos al miedo ante el espejo; como hijos del putísimo progreso, vivimos  en enjambres de cemento, hechos por el hombre y su glorioso deseo de ser amo y señor de cosas que le hacen esclavo y le llenan de vacua felicidad las manos. 

Vivimos lejos de la naturaleza, ajenos a sus leyes y verdades, entregados al progreso, mientras que otros siguen muriendo de hambre y opresión.

Pero ¡oh! nosotros, afortunados, seguimos a cobijo en enjambres luminosos que nos ocultan las jaulas de nuestros propios miedos.

Y es así como usted y yo, hemos llegado a este punto de dejar a tan mal recaudo nuestra propia libertad a otros. Como usted y yo, tan dignos y tan sabios, vivimos en una confortable pero estrecha jaula.

Como usted y yo y otros tantos tantísimos tontos, nos estamos convirtiendo en nuestros propios jauleros.

Cada paso en tu caminar…

«Cada paso que da el hombre en su caminar,

es una gota de agua

que se deposita en su planeta azul»

José Luís Padilla

Báilame en un sueño junto al agua

Escríbeme un poema sin palabras

Cuéntame de tus memorias

Une toda la calma, el aire, la pausa…

Descríbete para mí al detalle

Dibújate al desnudo en mi sueño sobre el agua

Úntame la piel con besos de agua

Duérmete amor sobre mi vientre

Invéntate Invéntame

Dame lo blanco de cada verso

Dime dónde duerme el aire, dónde mi calma

Regrésame a esa tierra

Donde el amor florece

Y el miedo no tiene dónde

Báilame en un sueño junto al agua

Invéntate Invéntame

Hagámonos la piel de ascuas

frente al agua

El Reino Mutante del Agua

El canto del Agua

Hugs, Love, Biggest dreams… Abrazos, Amor y grandes sueños

¡¡Feliz Año 2021, lleno de amor y esperanza!!


Hugs, Love, biggest Dreams…

All are my wishes!

A new year is coming!

Inside eyes light.

Heartbeats giving Music

Human beings become Honest

Animals brothers, far Stars sisters,

Sun is our Father, Earth is our beloved Mom.

Why not believe ourselves?

Why don’t we stop world and put smiles in our Souls?

Now is best moment. Imperishable moment!

To say I love you!

To say I love myself!

The most powerful words

Born from guts and hearts

The ties that Bind us

Love is the truly Universe

Love are you and me

Just we need to believe it

Just we have to CREATE IT!

Abrazos, Amor, grandes Sueños…

¡Todos mis deseos!

Un nuevo año está llegando.

Los ojos interiores se iluminan.

Los latidos crean música

Los seres humanos nos volvemos honestos

Nuestros hermanos: los animales,

Las lejanas estrellas del cielo

El Sol, nuestro padre

La Tierra, nuestra amada gran madre

¿Por qué no creer en nosotros mismos?

¿Por qué no paramos el mundo y ponemos sonrisas en nuestras Almas?

Ahora es el mejor momento. El imperecedero

Para decir ¡Te amo! y ¡Me amo!

Las más poderosas palabras

Naciendo de tripas y corazones

Los lazos que nos unen

El amor es el verdadero Universo

El amor somos tú y yo

Solo tenemos que creerlo

Solo tenemos que CREARLO

¿Conoces la historia de Hikari Oe?
Un gran compositor que nació gracias al infinito amor y confianza que pusieron en él sus padres