Camino despacio…

Camino despacio,

porque viajo muy lejos…
Y libre, vuelo en la danza,
en el rezo, en el fuego, en el viento.
Mi espíritu ama el reflejo de la vida
la luz pura del Sol,
el Cielo sobre la Tierra
y el cielo, aquí en la Tierra.
Gozando cada momento
en la senda del corazón.

Camino lento,

porque viajo despacio
desde este cuerpo-templo
que siento mi verdadero hogar
y una casita alada para mi vieja alma.

Camino despacio,

porque no existe el tiempo
sino la Luz
y la luz me guía a Ser en cada paso,
a rendirme serena sobre la madre Tierra
para nacer flor
de una nueva semilla:
hija del sol, de la luna, del viento, del amor.
Hija del sueño y la vida
hija de la infinita espiral de la eterna Rosa
que abre,
mientras camino,
mi Senda del Corazón 

🌹❤️🕉☪️🙏

Shaman Laika, Om Tryambakam

La senda del corazón

Solsticio de verano, 21-6-2020

«La senda del corazón»

Que la energía y la fuerza de este nuevo ciclo

nos sostenga y enseñe

a estar siempre presentes, 

aquí, entre el cielo y la tierra.

Que cada rayo de Sol nos sane,

nos renueve, nos limpie y nos haga ser amor.

Que la gran Madre Divina tome presencia 

en nuestra sangre-agua-y-tierra

y en nuestros corazones-fuego-de-amor.

Y así, que nuestro corazón 

sea por siempre el oficio

y el oficio sea el camino

que dicte desde el pecho

nuestra verdadera voz.

Que podamos desprendernos de todo

lo que ya NO nos pertenece

y de todo, a lo que ya NO pertenecemos.

Que podamos levantarnos y alzar un canto y un rezo

por nuestro espíritu libre, por nuestro cuerpo hogar y templo,

por nuestra mente aliada

por nuestro corazón:

guerrero de paz y amor.

Que la palabra sea honesta

y el amor sea la danza

y la Madre Divina nos acoja por siempre

en su templo-útero

Y Sea uno el Padre Sol

con nuestro espíritu-luz.

Con cada hombre y mujer sobre la tierra

viajando siempre en presencia

la senda del corazón.

SUEÑO

Porque él aún no sabe:

que yo siempre lo amo,

que yo siempre lo anhelo,

 como se escribe un sueño

para hacerlo real…

Si pudiese abrir al mundo:

mi cofre del silencio

mi corazón secreto

el amor que yo amo

al hombre de mi sueño

(el que ya me ha soñado…)

Si alguna vez pudiese

asirme a sus raíces y aun así

seguir siendo la “etérea”

La rama, la madera, el pétalo, la nube

La tierra y la matriz, del bucle de mi sueño

Mi incuerda memoria de las horas

y mi sabia e indómita, niñez adulta

La piel de mi otra piel

en la primera impronta

latido de mi esencia

Si fuese yo la lluvia

cayéndome sin pausa

precisa y milenaria

como un abecedario

sobre su manto de hombre

sobre el Sol de su nombre…


Si fuese de Venus y la Luna

mi historia y mi leyenda

mi alma, mi ternura

la fe que me tutela

y aun así…

Pudiese él asirme

creerme y abrazarme

nacer de mí tan libre

como un ave…

Un día, de mi pecho

 como una flor del viento

 como un niño de amor

Ahora solo escribo

mientras vivo este sueño

Pero he aquí mi misión…

Un día,

he de dejar la palabra

y descalza en esta tierra

sin remora, ni viento

sin niebla, ni rubor

sin el fervor remanente

de tener que volarme

del hambre hacia mis vértices
                (o lo que son mis alas)

Voy a enseñarle a amarme sin palabras

A almar el corazón sin más lenguaje

                     precisamente aquí:

                                 entre el Cielo y la Tierra del hombre

Voy a retarle a ser libre

y a ser, por libre, un solo Ser conmigo

fundido en dos mitades

Dos mundos por el mundo              

Dos pechos tan desnudos

Trotamundos Aéreos Despiertos

Que se anhelan en beso y son el Beso

Que se escriben en sueño y son su voz

Un día, una estación…

Voy a inundarle de Amor

hasta las cumbres

de mi mujer de aire

de su hombre del Sol

Gracias infinitas a Pau Donés, que ya está en las estrellas,
por tantos regalazos como nos ha dejado
con sus canciones y su hermosa humanidad
, aquí en la Tierra.