Día 21, December. “La niña de la cueva y yo”

cueva

Vivíamos sin dar paso al invierno, la niña de la cueva y yo. Llevábamos siempre leotardos y aún así, seguíamos con los sueños completamente helados. Pero al fin y al cabo: sobrevivíamos, al margen de otras cosas, y siempre dentro de la cueva, siempre, la niña y yo…

Las dos persistíamos en caminar muy despacio sobre la lana o la nieve del recuerdo. Y el recuerdo era fértil; porque paría otros recuerdos y toda la cueva era un desguace de vivencias-recuerdos y nosotras, debíamos caminar, esquivando los bultos, el hielo y las espinas que había derramado lo fiero de Diciembre, sobre nuestro suelo. Nos protegíamos del hielo prendiendo un fueguecito de palabras. Entonces, llegaban los poemas. Y las dos decíamos al unísono: ¡Entrad poemas! y los pobres poemas entraban en la cueva, completamente inconscientes de que tal vez nunca podrían salir ya de ella. Porque serían poemas para nutrir nuestra hoguera de palabras y nuestra soledad. Por eso, la mayoría de ellos eran quemados poco después de escribirlos, por lo inútil de servirnos para ninguna otra cosa.

Leer más “Día 21, December. “La niña de la cueva y yo””

Día 20, December. “Un adiós tan sencillo…”

sketch-1419214549548Escribir nuevamente el adiós necesario.

Con los pies, con las manos,

con tu nombre.

Olvidar el reproche

el cómo y el cuándo.

El por qué.

Saber que no has de volver

cuando te muerdan los dedos

tus soledades.

Reescribir mi verdad y pronunciarme.

Con mi voz, con mis labios, con mi nombre.

Y decirte un adiós tan sencillo

que nunca me duela.

No esperar a que pase el invierno,

ni a que brote la tierra

que me prenda de nuevo

a la rama del árbol.

Renacer del silencio,

de la piel del letargo.

Ahora,

en este preciso instante.

Pronunciando un adiós tan sencillo

que te borre sin llanto de mí.

Publicado en:  “Mujer de aire”

http://mujerdeaire.blogspot.com.es/2012/03/un-adios-tan-sencillo.html

Día 19, December. “Mi vida, capítulo dos, kilómetro cero!

untitled2Mi vida…

Capítulo dos, kilómetro cero, de estos nuevos pasos a tientas, por sendas de la esperanza. Mi vida; razón de Ser sin precisar creer en ti, se ha convertido ahora en el tema principal de mi inocente cordura. Caen los sueños que ayer fueran míos… ¡Qué alguien pare este mundo! para bajarme del aire y bailar en la oscuridad bebiéndome los sorbos de mi propio lamento…

Vivir: sin ya soñar despierta, caerme de bruces sobre la inocencia. Andar y no tener los mapas de este nuevo camino. Recuerdos… Trocitos de mi vida, días con alma de dicha, fotos con cara de felicidad. Luna vacía de Alejandría; tenías la calma de mi corazón mucho antes de que aullase bajo tu sombra, aquella loba- amante solitaria. Leer más “Día 19, December. “Mi vida, capítulo dos, kilómetro cero!”